georradares de prospección subterránea

Con una historia más bien reciente, los georradares se crearon en primera instancia para encontrar objetos bajo tierra, hoy en día tienen muchos usos distintos. Uno de ellos es en la prevención de robos a entidades financieras y bancarias. ¿Cómo es eso? Te lo explico.

Básicamente lo que hacen estos sofisticados aparatos tecnológicos es ─en palabras muy simples─ tomar una foto de lo que hay bajo el suelo, como lo hacen los médicos cuando toman radiografías. A diferencia de otras tecnologías, los georradares no necesitan penetrar el suelo para cumplir con su labor, lo que los convierte en un objeto muy útil para varios rubros.

Su uso más conocido, es el que se relaciona con el mundo minero. Es obvio, para explorar nuevos territorios y encontrar nuevos yacimientos, el uso de los georradares se hace indispensable. Sin embargo, estos no solo pueden servir para encontrar metales y minerales.

Un poco de historia

Si bien es cierto, la primera vez que supimos de la existencia de georradares fue después de la Segunda Guerra Mundial, en donde el uso que tuvieron fue para encontrar túneles en zonas desmilitarizadas de Corea del Sur y Corea del Norte, el desarrollo de esta tecnología proviene de los inicios del siglo pasado.

En 1904, fue Christian Hülsmeyer quien obtuvo la primera patente por un objeto llamado georradar. A él se le atribuye la invención de este innovador aparato, que en un inicio no podía medir distancias hacia abajo, pero si detectar objetos distantes.

Pero no fue hasta 1926, cuando el Dr. Hülsenbeck revolucionó el mundo científico con la aplicación de un sistema de georradar en base a pulsos. Esta técnica es ampliamente utilizada hasta el día de hoy en la prospección del suelo (ese es el término que se emplea a la hora de aplicar el georradar para mirar de forma subterránea).

Análisis del suelo a través de la prospección por georradar

¿Y en qué se usan los georradares?

Mirar bajo tierra a través de prospecciones, es una técnica que puede ayudar a muchos rubros diferentes. Por ejemplo, uno de los más explotados es el arqueológico. Obviamente, muchas veces se realizan importantes hallazgos cavando, en donde casi por accidente encuentran algo.

No obstante, el uso de los georradares aporta mucho a la tarea de los arqueólogos, ya que, al prospectar en zonas históricas previamente estudiadas, es posible hallar lo que se busca sin dañarlo en el proceso. Al cavar, increíbles piezas históricas podrían ser destruidas sin querer.

En el ámbito militar, también pueden ser muy útiles. Un ejemplo de ellos es en la detección de explosivos subterráneos, como lo son las minas. Muchas de ellas, han permanecido enterradas por años en algunos territorios producto de antiguas guerras, como ocurre en el norte de nuestro país.

Finalmente, otro rubro que los ocupa es el minero, en donde siempre se necesita saber qué hay más y más debajo de nosotros. Los georradares son capaces de ver varios metros bajo tierra. Además, detectan qué tipo de suelo se presenta (en cuanto a estado de la materia se refiere).

¿Y por qué les cuento sobre georradares?

Bueno, porque básicamente trabajo diariamente con ellos. Yo no soy el experto ni el que opera estas máquinas, pero mi empresa GeoRed se basa en el uso de los georradares. Nosotros somos pioneros en Chile en el uso de esta sofisticada tecnología, que ha sido capaz de aportar con soluciones que antes no existían en nuestro territorio.

Tanto es así, que en el rubro minero tratamos de instalar el concepto de “antes de excavar, prospecta”. Con la aplicación de esta técnica es posible ahorrar muchos recursos y tiempo. Esto debido a que no tienes que utilizar retroexcavadoras que al final no terminarán encontrando nada.

Sin embargo, no solo trabajamos para el rubro minero. Nuestra intención es ayudar a toda empresa que necesite mirar y descubrir qué es lo que hay a varios metros de profundidad. Así lo hemos hecho en varias ocasiones, por ejemplo, con empresas que realizan construcciones a gran escala, las cuales necesitan excavar.

Gracias a nuestros georradares, podemos prevenir que máquinas pasen a llevar tuberías, conductos subterráneos o cableado de distinto tipo. Inclusive, nuestro aporte ha ido más allá, ya que hemos aportado en la siempre lamentable búsqueda de osamentas y cadáveres con las policías e instituciones que velan por esa tarea.

¿Existe algún otro uso para los georradares?

Pues claro. Nosotros queremos proponer que las empresas financieras e instituciones bancarias, puedan contar con nuestra ayuda en la importante tarea de prevenir la sustracción de dinero desde las mismas bóvedas. Así como existen protocolos digitales que protegen cibernéticamente a los bancos, creemos que debiera imponerse un protocolo de seguridad que prevenga los famosos robos por túneles.

En lo que va de la década, ya han existido intentos de robo por túneles en distintos lugares de Chile, los cuáles han sido prevenidos casi por suerte. Creo que es importante que los bancos y otras entidades establezcan un protocolo en donde mensualmente o cada tres meses se realicen prospecciones que logren encontrar túneles construidos por ladrones. Además, con esta técnica se pueden prevenir futuras construcciones de túneles, ya que uno de los mecanismos utilizados por los delincuentes es utilizar vías subterráneas ya existentes.

Como vemos, los georradares pueden jugar un rol importante en varias facetas de negocios, pero también en términos de seguridad financiera.

Espero les haya gustado esta información. Revisa más sobre mí en este link.

¡Saludos!

Eduardo Olmedo Prado.