Trabajo post coronavirus

No hay dudas de la que la pandemia del COVID-19 ha provocado un verdadero terremoto en el mercado laboral mundial.

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reveló que solo en América Latina y el Caribe se perdieron 34 millones de puestos de trabajo producto del coronavirus.

Ante las medidas restrictivas de desplazamiento tomadas por varios países, el mercado laboral tuvo que adaptarse a una nueva forma de trabajar.

Así surgió con fuerza el teletrabajo, método que permitió a miles de trabajadores continuar en sus puestos, pero de manera remota.

Un verdadero desafío para los empleados y los empleadores. Ir a una oficina permitía a los líderes de los equipos mantener un contacto más estrecho con sus colaboradores, situación que ahora es menos probable por el confinamiento.

Teletrabajo, ¿la solución a laborar en pandemia?

Trabajar desde la casa podría ser la alternativa que todo empleado busca. Esto debido a la conveniencia de evitar traslados, menos contaminación en la ciudad y la posibilidad de estar más cerca de su familia.

Mientras algunos se resistían a implementar el teletrabajo en sus empresas, la pandemia aceleró este proceso. Países como Chile incluso aprobaron rápidamente una normativa en el Congreso para regular esta práctica.

Con horarios flexibles, distribución de tareas y mayor comunicación entre las jefaturas y los empleados, el teletrabajo se instaló en nuestra sociedad.

Así lo señala la consultora Page Personnel en su último estudio, donde revelan que 40 % de las empresas encuestadas no volverán al modelo anterior a la pandemia.

Esto tiene que ver con el cambio de consumo de los clientes, ya que muchas de estas empresas tuvieron que cambiar su estrategia de ventas y servicio al cliente para adaptarse al modelo online.

Con el teletrabajo también surgieron distintas herramientas como startups o aplicaciones que permiten realizar reuniones de equipo, llevar calendarios de tareas y metas y otras maneras de gestionar mejor el trabajo remoto.

Habilidades blandas: lo que buscan las empresas en pandemia

Estos cambios también se reflejan en las tendencias dentro del mercado laboral, específicamente qué es lo que están buscando las empresas ahora.

Además de las habilidades técnicas para trabajar de manera remota, consultoras de reclutamiento aseguran que los perfiles de los trabajadores tienen que ser de personas autónomas, proactivas y automotivadas.

Esto quiere decir que los trabajadores en la era post-pandemia no deberán esperar las instrucciones de la empresa, sino que desarrollar las tareas por sí mismos.

La autoridad de un gerente, manager o jefe se refuerza con la presencia física. En el teletrabajo la dinámica cambia, dando paso a una relación de confianza mutua y constante comunicación.

Para quienes están en búsqueda de un nuevo trabajo, ésta es la oportunidad de mejorar en las “habilidades blandas o soft skills”. Algunas de ellas son la autogestión, la creatividad y la empatía.

Teniendo en cuenta que la pandemia del COVID-19 aún no termina, otra de las habilidades a tener en cuenta es el manejo del estrés y la resolución de conflictos.

Con el desconfinamiento en algunos países, empresas han abierto sus oficinas para el retorno de sus trabajadores. Sin embargo, existe la posibilidad de que los contagios aumenten y por ello, los trabajadores deben estar preparados para volver al teletrabajo.

mano de obra

Trabajos manuales a la baja en pandemia

Pero, ¿qué pasa con las personas que no cuentan con los recursos necesarios para realizar teletrabajo? Acá podría generarse una nueva manera de discriminación, entre quienes pueden hacer teletrabajo y quienes no.

Estos últimos son en general personas con menor educación o que no cuentan con el espacio en sus viviendas para desarrollar teletrabajo. Ellos serán los que más problemas tendrán para reinsertarse post-pandemia.

Acá están quienes practican un oficio, quienes laboran en el área agropecuaria o quienes trabajan en el comercio informal.

Estos puestos de trabajo han sido los más difíciles de reconvertir. Aunque se espera que con el fin de la pandemia puedan volver a trabajar, no es seguro que todos puedan reinsertarse.

La pandemia también aceleró los procesos de automatización de muchas empresas. El Foro Económico Mundial informó que para el 2025 el trabajo estará prácticamente dividido a la mitad entre humanos y máquinas.

Mientras los robots desplazarán a 85 millones de empleos, se espera que se generen 97 millones de puestos de trabajo. Estos estarían dedicados a la mantención de estas tecnologías y del desarrollo de la inteligencia artificial.

Un incierto panorama para muchas personas que deberán tomar medidas para adaptarse al nuevo mercado laboral producto del COVID-19. Sin dudas este 2020 cambió para siempre la manera en que vemos el trabajo.

De todas maneras, tal como el Foro Económico Mundial, la OIT se mantiene optimista de que a medida que se abran más ciudades, la economía mejore y existan más puestos de trabajo.

¿Qué piensan de esta información y lo que comparto? Me gustaría saber sus puntos de vista sobre esto.

Eduardo Olmedo Prado.